Casa π radianes

Localización:

Orito (Monforte del Cid) ALICANTE

Superficie:

172 m2 vivienda + 32 m2 piscina

Promotor:

Privado

Construcción:

Realizada por oficios

Fecha:

En construcción

Memoria

La casa π radianes o también Pi radianes, es un proyecto de arquitectura pensado para unos habitantes concretos en una parcela peculiar por su geometría, cuyo uso principal es el de una vivienda ideada a las condiciones climáticas del lugar, a las vistas elegidas sobre su entorno próximo y que permite el paso lineal de las diferentes estancias o ambientes interiores, diseñados para albergar un programa arquitectónico específico: entrada, cocina, comedor, salón, dormitorios… se trata de un viaje geométrico basado en una de las figuras matemáticas más bellas: el círculo.

 

Un radián es el ángulo central de una circunferencia que abarca un arco de igual longitud que el radio de la misma. Esta vivienda se desarrolla a lo largo de la curva perimetral de la parcela, cubriendo la mitad de sus 360º, es decir 180º (Pi radianes). La casa π radianes se apoya en la geometría de la curva de esta parcela, tratando de buscar la orientación más óptima a sur, y poco a poco ir elevándose en distintas plataformas, las estancias o ambientes diferenciales que componen el programa de lo que llamaremos la “zona de día”: cocina, comedor, salón y una zona de juegos con un cuarto de baño completo, una zona de despacho funcional con posibilidades de convertirse en un futuro dormitorio extra en planta baja y la zona de lavandería.

 

Por otra parte, estos espacios se apoyan en plataformas elevadas a distinta cota. Además, éstas se comunican a través de suaves rampas que permiten el acceso y el recorrido por las mismas. La cubierta de la planta baja de la casa π radianes, es una cubierta inclinada de geometría circular, que se va resolviendo a través de losas triangulares de hormigón. Éstas, acompañan en su elevación a las plataformas inferiores hasta conectar con la planta superior a través de una escalera. La escalera, apoya en un muro curvo que conecta la zona de día con la zona de noche.

 

Como resultado, en este punto optamos por cambiar drásticamente la geometría del edificio:

 

  • Abandonamos la curva y nos situamos por lo tanto, en geometrías más ortogonales.
  • La casa parece buscar unas vistas concretas: La ermita de San Pascual.
  • Por otra parte, la casa se eleva y abre hacia el este focalizando unas vistas concretas.
  • Se trata casi de un ser vivo enroscado tratando de otear el horizonte.
  • Las habitaciones quedan distribuidas en su planta superior, cada una con su terraza privada.
  • Sobre todo, tratamos de que el usuario pueda disfrutar de unas buenas vistas y espacios de tránsito interior-exterior.

 

Finalmente, la casa desarrolla por su geometría en planta, una serie de espacios exteriores protegidos de las vistas ajenas.
En conclusión un lugar donde hacer vida en la parcela y compartir experiencias lúdicas tanto en la piscina, en la zona techada destinada a barbacoas, reuniones con los amigos, juegos… permitiendo así un uso lúdico del exterior pero al mismo tiempo privado, donde lo único que importará será el agua, la naturaleza próxima del entorno de esta casa y el cielo al alzar nuestra vista hacia arriba, donde una casa pensada por y para sus moradores protegerá y vigilará su pequeño y privado entorno natural.